Historia del Mastín Tibetano

La historia del Mastín Tibetano es muy larga. Ningún investigador puede decir exactamente dónde, cuándo y cómo aparecieron los mastines tibetanos. Los perros de esta raza, a juzgar por los numerosos análisis genéticos realizados, son descendientes directos de los lobos salvajes, domesticados por el hombre ancestral. Los arqueólogos lograron encontrar los restos de perros similares a los tibetanos, acompañando a las personas que vivían en las cuevas.

Según algunas investigaciones, esta raza parece ser la progenitora de todos los perros modernos del tipo Molosoide, como por el ejemplo los Terranova o los San Bernardo. Sus raíces se parecen remontarse a la antigüedad, y su primera mención data del 1121 a. C., en el libro chino Shu King. Por lo que se sabe, la apariencia de este can durante siglos ha cambiado poco.

Su domesticación ha llevado al hecho de que se haya convertido en una de las razas más queridas. Además, su fortaleza, inteligencia y capacidad de adaptación a cualquier condición climática, incluso las más severas, han permanecido inalterables.

El Tíbet, patria del Mastín

De una forma u otra, se cree que la patria del Mastín Tibetano es el Tíbet. Fue en este remoto rincón del mundo donde estos animales de aspecto amenazador custodiaban los templos budistas por la noche y eran fieles amigos de los monjes. Y todavía hoy lo siguen haciendo. La ferocidad del perro, la mirada amenazante, el poderoso físico repelieron a todo tipo de espectadores de la morada espiritual. Además, los mastines protegían a los habitantes de los pueblos de montaña de la invasión de extraños.

En su tierra natal, la raza no tenía un nombre permanente. Se llamaban Do Kui (do se traduce por «puerta» y «kui» significa perro, mientras que otra traducción es la de «perro grande»), pero en el Tíbet este nombre se le dio a todos los perros guardianes sin excepción.

Fue allí, en los monasterios ubicados en lo alto de las montañas, donde comenzó la cría de esta raza. Y gracias al aislamiento geográfico del país, fue posible preservar la pureza de la sangre de estos perros. El Mastín Tibetano ha sido durante mucho tiempo una especie de endémica, lo que le ha permitido conservar todos sus rasgos característicos. 

Historia del Mastín TIbetano

Los mastines, en la Antigua Mesopotamia

Existe la hipótesis de que el Mastín Tibetano es descendiente directo de una especie de perro que apareció en la tierra hace unos 5.000 años. De este perro salieron, por un lado, los perros monteses de pelo largo, y por otro, los molosos mesopotámicos, de los que, a su vez procedían el mastín napolitano, los mastines de Burdeos y todos los mastines de pelo corto actuales.

En la antigua Mesopotamia, los perros de la meseta tibetana aparecieron en tiempos inmemoriales. De hecho se les considera los antepasados ​​de los mastines modernos. Y es sobre ellos que la escritura cuneiforme se menciona aproximadamente en el siglo IV a. C.

Marco Polo y el Mastín Tibetano

Avanzamos varios siglos, concretamente hasta 1271, cuando Marco Polo llegó al Tíbet. Fue uno de los primeros europeos en ver un mastín tibetano, y esta raza le dejó una impresión indeleble. Marco Polo se refirió al Mastín Tibetano en sus escritos como un perro no solo feroz, sino también enorme, tan alto como un burro.

Posteriormente, cuando los europeos vieron al «burro tibetano», encontraron que rara vez alcanzaba ni siquiera un metro de altura, pero la comparación excitó durante mucho tiempo las fantasías de los cuidadores de perros y naturalistas. Durante mucho tiempo se habló de los perros tibetanos como criaturas fabulosas más que criaturas reales, y a menudo incluso se los comparaba con el Yeti, cuya existencia no ha sido probada.

Durante mucho tiempo a los perros tibetanos se les comparaba con el Yeti

Después de Polo, el siguiente europeo que vio al mastín tibetano fue Robert Boclet, enviado al Tíbet por el gobernador de Bengala en misión diplomática. Y sucedió casi exactamente cinco siglos después, en 1774.

Bokle describió al mastín tibetano como un perro de pelo largo, muy grande y feroz. Esta y otras pruebas no aportaron nada nuevo a la historia de la raza, pero fue el estereotipo que se mantuvo hasta mediados del siglo XIX, cuando llegaron los primeros mastines tibetanos reales y vivos a Europa.

Mastín TIbetano y cachorros

El Mastín Tibetano llega a Europa

El siglo XIX estuvo marcado por la llegada de los mastines tibetanos a Europa, más precisamente a Gran Bretaña. Primero, el rey de la India le regaló a la reina Victoria un cachorro tsang-khi. Era 1847. Luego Eduardo VII llevó varios cachorros al Reino Unido. os primeros perros fueron enviados al zoológico de Londres. Algunos de ellos murieron pronto, incapaces de adaptarse al clima europeo.

Los aristócratas ingleses empezaron a interesarse por esta raza de perro, que poco a poco fue extendiéndose por Europa.  El tiempo necesario para ganarse el corazón de los europeos fue de unos cincuenta años.

El año 1931 estuvo marcado por la creación del estándar de la raza y su entrada en el registro por parte de la Asociación de Razas de Perros Tibetanos. Se produjo así un avance más en la historia del Mastín Tibetano.

El período de la Segunda Guerra Mundial fue igualmente difícil para todos los representantes de razas raras, incluidos los perros tibetanos. Los criadores del período 1939-1945 hicieron todos los esfuerzos posibles para preservar el acervo genético de los mastines tibetanos, porque debido a la ocupación de algunos países, se detuvo el suministro de nuevos individuos al continente.

A punto de extinguirse en el siglo XX

Pero volvamos a la historia del Mastín Tibetano, que en el siglo XX compartió el triste destino de su país de origen. El Tíbet pasó a dominios primero de Gran Bretaña y luego de China. El Dalai Lama se vio obligado a huir y una crisis golpeó al país que continúa hasta el día de hoy. Esta crisis no podía dejar de afectar a los perros.

Como siempre, en primer lugar, intentaron deshacerse de los que son más altos: se hizo muy difícil tener perros tan enormes y, al final, estuvo a punto de desaparecer. La historia del Mastín Tibetano estuvo a punto de tocar a su fin.

Y mientras los conflictos se extendían por el Tíbet, la raza se salvó literalmente en Nepal. En 1966 se adoptó un programa especial para la protección y cría de estos perros. Fue gracias a los nepaleses que el Mastín Tibetano logró ganarse la simpatía en Europa occidental. Otro pasito más en la historia del Mastín Tibetano.

A finales de los 60, cuando el Tíbet ya estaba completamente bajo el dominio chino, el Nepal libre se convirtió en un lugar de peregrinaje para los turistas, especialmente los estadounidenses. Eran montañeros y alpinistas que soñaban con escalar el Himalaya, hippies, adeptos a la filosofía budista, aventureros… Y todos se maravillaban al ver perros gigantes y nobles retozando en los valles.

Mastín Tibetano bonito

El Mastín Tibetano, hoy en día

Hoy la situación ha mejorado: esos perros que sobrevivieron a la turbulencia de los cataclismos políticos marcaron el comienzo de un nuevo aumento en la popularidad de la raza en China, que está creciendo a un ritmo rápido. De hecho, el Mastín Tibetano es la clase de can más popular allí.

Además, la gama de precios para perros varía enormemente, desde asequibles para cualquier persona hasta fabulosamente caros.

En casi todos los países europeos y Estados Unidos, la raza se está volviendo cada vez más popular. De hecho, el mastín tibetano merece una adopción generalizada, no tanto por su belleza, sino por su carácter.

La historia del Mastín Tibetano continúa

La raza de Mastines Tibetanos es ahora bastante conocida en todo el mundo, aunque no es numerosa. Mientras, los habitantes indígenas de las cercanías del monte sagrado budista Kailash todavía no pueden imaginar su vida sin estos ayudantes peludos. La historia del Mastín Tibetano continúa.

Si necesitas más información del Mastín Tibetano, echa un vistazo: