El Mastín Tibetano, un leal perro gigante

Puede ser que estés pensando en adoptar o comprar un Mastín Tibetano. A lo mejor solo buscas información sobre el Dogo del Tíbet. ¡Ah! ¿Qué no sabías que a esta raza de perro también se le conoce por este nombre? Pues así es. Sea con un fin o con otro, si lo que quieres es saber más sombre este imponente y poderoso perro, estás en el lugar indicado.

En esta página encontrarás toda la información sobre el Mastín Tibetano. Conocerás su historia, sabrás cómo se comporta y cuál es su carácter, aprenderás a darle los cuidados necesarios, descubrirás cuáles son sus enfermedades más comunes y también muchos otros datos interesantes.

¿Cómo es un Mastín Tibetano?

Para empezar, ¿sabes decir aproximadamente cuál es su tamaño? ¡Gigante! ¡Enorme! ¿A qué sí? Correcto. Aquellos que ven un Mastín Tibetano por primera vez a veces les resulta difícil creer que están frente a un perro. Su aspecto podría confundirse, por qué no, con el de un oso o incluso el de una criatura fabulosa.

No en vano el Mastín Tibetano está asociado genéticamente a la raza del tipo molosoide, o lo que es lo mismo, a una clase de perros gigantes. ¿Quieres conocer algo más concreto? Aquí puedes ver algunos datos sobre sus medidas y su morfología un poco más concretos.

El Mastín Tibetano adulto suele medir de 60 a 70 centímetros y pesar entre 65 y 80 kilos. ¿Y su pelo? Su pelo es negro y su color más común es el negro o el castaño. Eso sí, bastante grueso.

El Mastín Tibetano es un sabueso acostumbrado a trabajar duro. De hecho, tiene todas las características de un perro de montaña. Su cabeza es grande con un cráneo fuerte. Su hocico cuadrado y negro como el carbón también es amplio.

¿Y las orejas? Las orejas del Mastín Tibetano tienen forma triangular y caen a ambos lados de su cabeza.

Pero cuando hablamos del Mastín Tibetano, no hablamos de un perro cualquiera, sino también una de las razas más antiguas del mundo.

Mastín tibetano en manada

¿Cuál es el origen del Mastín Tibetano? Esta es su historia

El origen del Mastín Tibetano es difícil de establecer, pero lo que sí se sabe es que se trata de un perro muy antiguo. De hecho, los mastines tibetanos ocupan legítimamente un lugar honorable entre las razas de perros más antiguas y puras del mundo.

Como el nombre nos dice, su procedencia se sitúa en el Tíbet. Para ser un poco más precisos, en las mesetas de la cordillera del Himalaya, donde era utilizado como perro guardián por los pastores nómadas y por los monjes de aquellas tierras casi inhóspitas.

Su historia ha estado envuelta en mucho misticismo desde que fue descubierto.. Aristóteles (384-322 a. C.) ya mencionó a este can en su época y Marco Polo se enamoró de este animal, según sus escritos tras un viaje a Asia en 1271. Todos los documentos históricos que citan al Mastín Tibetano coinciden en un punto: El Dogo del Tíbet se caracteriza por una gran fuerza natural, tanto física como mental.

El papel del Mastín del Tíbet en la cultura tibetana ha fascinado a prestigiosos investigadores y amantes de los animales, hasta el punto de que se ha convertido en una figura muy estudiada y valorada.

Como perro de guerra

Según testimonios, el Mastín del Tíbet también fue utilizado como perro de guerra mucho antes del nacimiento de Cristo. Los asirios, pueblo de la antigua región de Mesopotamia, lo utilizaron para tal efecto allá por el el 2000 a.C.. Entonces, la imagen de este perro también lo convertía en un excelente guardián de prisioneros.

En la cultura asiria, el perro era muy respetado. Los antiguos asirios y babilonios consideraban que golpear a un perro era un crimen atroz. Entre ellos se estableció la opinión de que matar a una persona era un pecado menor al de alimentar a un perro con mala comida.

Además, su característico y potente ladrido también ha contribuido a inspirar temor desde tiempos inmemoriales.

Un regalo a la reina Victoria

Como curiosidad, uno de los primeros mastines de Tíbet que alcanzó las costas occidentales en Inglaterra fue un macho regalado por Lord Hardinge, entonces virrey de la India, a la Reina Victoria. Este hecho sucedió en 1847. Casi medio siglo más tarde, en 1880, Eduardo VII, en aquel momento Príncipe de Gales, llevó dos perros de vuelta a Inglaterra, por lo que la población de esta clase de mastín fue poco a poco más conocida.

La primera camada de mastines tibetanos nacida en Europa se ubica a finales del siglo XIX en el zoo de Berlín.

Hoy en día es criado principalmente en la Inglaterra, aunque incluso en el propio Himalaya está al borde de la extinción, por las enormes dificultades que puede conllevar criar perros de este tamaño. Allí siguen siendo guardianes de los templos budistas,

¿Cómo es el carácter del Mastín Tibetano? Así se comporta

Cuando hablamos del Mastín Tibetano nos referimos a un perro bastante independiente y con un carácter algo complicado. Como su propia historia recuerda, es un animal valiente que no se arruga y que no tiene miedo a nada. En este sentido, su carácter le convierte en una fiable guardián. Y como buen protector, también demuestra ser fiel y leal a su maestro.

Ese mismo carácter le lleva a que le cueste comportarse con personas que no son de su entorno, por lo que es vital comenzar a socializarlo cuando es cachorro. Así conseguirás que no exhiba su agresividad cuando tenga delante a alguien que no conozca.

Se caracteriza por un carácter terco. Le gusta que le respeten y aunque aprecia a su familia, espera que le traten como a un igual. Además, es relativamente afectuoso.

Los mastines tibetanos tienen fuertes instintos de protección y defenderán a su familia a toda costa. Su imponente estructura lo hace un perro guardián muy disuasivo, y su temperamento apoya bien este rasgo!

Su naturaleza, un tanto impredecible como puedes como puedes llegar acomprobar, puede derivar en que incluir a un Mastín Tibetano en una familia con niños quizá no sea lo mejor si no está totalmente adiestrado.

Mastín Tibetano tamaño gigante

¿Cómo cuidar del Mastín Tibetano? Sus necesidades

Como te imaginarás, el Mastín Tibetano necesita tener su propio espacio. Este gran perro se acomoda mejor al campo. Una casa con buen jardín o una finca se antojan como lugares más indicados para la vida de esta clase de animales.

Lo primero que debes tener claro si decides ampliar tu familia con un Mastín Tibetano, deberás sacarlo a pasear bastante a menudo. Y no vale con eso de bajarlo a hacer un pis y volver a casa.

En lo que se refiere al cuidado personal o mantenimiento del Mastín, su pelaje requiere que sea cepillado de forma habitual, a poder ser por lo menos una o dos veces a la semana, sobre todo en la época de muda. El pelo de este animal es bastante grueso. Su melena en el cuelo le da un aspecto distinguido.

Si lo cepillas con asiduidad, varias veces a la semana, no es necesario que le des un baño tan a menudo. Si retiras su pelo muerto, su piel y pelaje se mantendrán sanos.

Aunque el Mastín Tibetano está envuelto por pelo en casi todo su cuerpo, no es necesario recortar ninguna una parte del pelaje.

Cuidados básicos

Si lo cepillas a menudo, ya tienes mucho ganado en cuando al cuidado del can. Pero, como los humanos, existen otras tareas que deberías hacer. Desde cepillarle los dientes hasta recortarle las pezuñas.

La educación del Mastín Tibetano

¿Alguna vez has criado un perro antes? Si no, olvida la idea de comprar un Mastín Tibetano: te dará demasiados problemas.

Tendrás que ser firme y consistente en recordar a tu mastín que eres el amo de la casa. Tiende a ser dominante y te pondrá a prueba si estás un poco indeciso. ¡Pero no seas malo con tu mastín! La corrección y el refuerzo positivo siempre darán mejores resultados.

Socialízalo lo antes posible para limitar su agresión hacia otros animales o extraños.

mastin tibetano precio

¿Qué come el Mastín Tibetano? Su dieta preferida

No te vuelvas loco en este aspecto. La dieta del Mastín Tibetano no es diferente a la de cualquiera de sus homónimos. Eso sí, cuando tu mascota aún es joven, es recomendable que la comida se baja en grasas y de buen calidad.

Eso sí, cuando el Mastín Tibetano es cachorro se recomienda que comience por ingerir comida natural. Carne, por ejemplo. Conforme se haga mayor, se le puede ir introduciendo el pienso.

Ten en cuenta que este tipo de perro no se fía de la comida que no conoce, por lo que le costará ingerir alimentos a los que no está acostumbrado. Como curiosidad, no te asustes si no bebe mucho. No es ni mucho menos raro.

La salud del Mastín Tibetano

Aunque su esperanza de vida no es muy larga, el Mastín Tibetano no sufre de ningún problema de salud en particular, excepto algunas condiciones como la epilepsia, la alopecia causada por un ácaro parásito del sistema capilar, o ciertas enfermedades de los ojos. Como todos los perros grandes, también puede ser propenso a sufrir displasia de cadera. Así pues, las enfermedades no son habituales en los mastines tibetanos.

¿Cuál es el precio de un cachorro de Mastín Tibetano?

¿Cuánto cuesta un mastín tibetano? El precio de un cachorro de Mastín Tibetano dependerá de varios factores: el sexo, el pedigrí de los padres, la conformidad con los estándares de la raza, etc. En España no es fácil comprar uno ya que hay pocos criaderos que cuenten con esta raza de perro. El precio, echa un vistazo a ver qué te parece.

Curiosidades del Mastín Tibetano

  • A pesar de su apariencia de oso de peluche, el mastín tibetano no es un perro fácil de manejar. Se necesita un cuidador o adiestrador experimentado para domar su carácter.
  • Es un perro guardián que se toma muy en serio la seguridad de su casa. ¡Defiende su territorio y ladra!
  • Hace unos años, poseer un Mastín Tibetano se consideraba un signo de riqueza en China. Los cachorros podían valer más de un millón y se daban como regalo.
  • Su esperanza de vida está en 11 años de media.
  • El período de gestación de un Mastín Tibetano bebé es de 63 días.